5 CONSEJOS PARA COMENZAR TU RUTINA BÁSICA CON PRODUCTOS COREANOS

5 CONSEJOS PARA COMENZAR TU RUTINA BÁSICA CON PRODUCTOS COREANOS

Probablemente te ha pasado que navegando por Internet, te has topado con cientos de anuncios sobre “la famosa rutina coreana de los 10 pasos” que promete tener esa piel sana, firme y libre de imperfecciones. Y comienza el estrés constante, porque nos metemos en la cabeza la idea de que “si no se compran todos los productos de todos los pasos, no voy a tener la piel bonita jamás”. Terminamos gastamos bastante dinero comprando muchísimos productos, que en ocasiones ni sabemos para qué sirven o si nuestra piel tendrá una reacción adversa a ellos.

Es demasiado frustrante no saber por dónde comenzar, pero aquí te tenemos algunos consejos básicos para poder comenzar una rutina de cuidado facial funcional, accesible y adaptable a todo tipo de piel.


1. Acude a un dermatólogo


Puede sonar como algo bastante obvio y que no es necesario repetirlo, pero sí que lo es. Es recomendable acudir a un especialista para que determine el estado actual de tu piel y que te informe sobre posibles alergias que padezcas, si eres sensible a algún ingrediente en particular y/o tratamientos que necesites.

Muchas veces lo que observamos en la piel es un síntoma de un padecimiento más grande y es necesario diagnosticarlo para darle un tratamiento apropiado (por ejemplo el acné, que puede tener muchísimas causas y un tratamiento cosmético “anti-acné” podría no ser suficiente). Nunca descartes la consulta con un profesional, será la base para determinar qué productos le brindarán lo mejor a tu piel.


2. Determina tu tipo de piel


Cuando vamos comenzando con nuestra rutina, muchas veces nos guiamos en lo que nos recomendaron nuestros amigos, lo que hemos escuchado en la televisión o lo que a nuestra Beauty Blogger favorita le encanta y compramos esos productos cruzando los dedos, esperando lo mejor. Sucede que cuando llegan los productos, ¡oh sorpresa! Su piel y la nuestra es muuuy diferente, pueden no ser lo suficientemente humectantes para nuestra piel seca, resultando en una sensación tirante y dolorosa todo el día. O compramos productos demasiado pesados para nuestra piel grasa y andamos de aquí para allá como una grasosa y brillante bola de disco.

Y resulta que no todos tenemos el mismo tipo de piel, así como no todos reaccionamos igual ante ciertos productos y/o ingredientes. Es por eso que antes de lanzarte a vaciar tu cuenta bancaria en cosméticos coreanos, es mejor saber qué tipo de piel tienes y cuáles son sus necesidades.


3. Conoce la rutina básica (sin tantos pasos)


Cuando vamos empezando a armar nuestra rutina, pensamos que es obligatorio conseguir los 10 pasos para lograr nuestro cometido de una piel perfecta.

Lo sabemos, puede ser abrumante mirar la cantidad de productos existentes o nuevos en el mercado, que llegan ofreciéndonos distintas funciones y no sabemos por dónde empezar.

No te preocupes, estos pasos los pueden seguir todos los tipos de piel con algunas variaciones en los productos a utilizar.


A grandes rasgos, la rutina básica busca:


1. Limpieza/Doble limpieza/tonificación 
2. Hidratación
3. Protección solar


Estos tres pasos son de gran importancia para lograr una piel sana y con menos probabilidades de desarrollar imperfecciones o padecimientos más severos.


Limpieza/Doble limpieza/desmaquillante 


La limpieza es una parte vital de cualquier rutina de cuidado facial, pues no solamente sirve para retirar sebo y suciedad del día, sino que también preparamos a la piel para los productos siguientes de la rutina.

Se recomienda limpiar el rostro 2 veces al día: al despertar y antes de ir a dormir. Durante las mañanas, es preferible utilizar un limpiador acuoso que sea suave con la piel (y de preferencia que cuente con un pH ligeramente ácido) y que elimine los restos de suciedad y productos aplicados la noche anterior.

Durante la noche, se utiliza un limpiador oleoso o con base en aceite para retirar todos los restos de protector solar, suciedad, maquilaje, sebo y polvo que nuestro rostro acumula a lo largo de nuestra jornada diaria, posteriormente se emplea un limpiador acuoso  para remover los restos de la limpieza con aceite (a esto se le llama doble limpieza).

Si utilizas maquillaje, productos waterproof o que sean demasiado densos, probablemente necesites usar un producto desmaquillante/removedor de maquillaje antes de tu limpieza oleosa, para asegurar que no quedarán restos de productos que puedan lesionar tus ojos o tu piel.

En www.assaa.mx contamos con muchas opciones de limpiadores que podrán ayudarte a mantener tu rostro limpio.



Clean It Zero Cleansing Balm Original, de Banila Co.





Rice Water Bright Rich Cleansing Oil, de The Face Shop.






Low pH Good Morning Gel Cleanser, de Cosrx.






Soon Jung pH 6.5 Cleanser, de Etude House.

 

 

Rice Naked, Peeling Cleansing Balm


Tónico


Después de realizar la limpieza o bien la doble limpieza, la piel puede sentirse reseca y su pH se altera drásticamente, es por esto qué es necesario aplicar productos que corrijan estas variaciones lo antes posible. Es aquí cuando entran los tónicos, pues gracias a ellos la piel queda hidratada, recuperando su pH original.

En k-beauty existen tónicos balanceantes (que ayudan a recuperar el pH de la piel) y tónicos hidratantes (que además brindan gran humectación),  la tecnología ha avanzado tanto que incluso han añadido ingredientes exfoliantes, iluminadores, calmantes y algunos otros para mejorar la condición de la piel.

Segun tus necesidades 
Estos son algunas recomendaciones de tónicos disponibles en Assaa!:




AHA & BHA daily Clean toner, Mizon

 

Hamamelis toner, A'pieu 

 

 

Milk Brightening toner, Secret Key



Centella Water Alcohol-Free Toner, de Cosrx.




Crema hidratante


No importa si tu piel es extremadamente seca o extremadamente grasa, todas necesitan hidratación en su justa medida. Si la piel no se mantiene suficientemente humectada, la piel seca estará más expuesta al desarrollo de arrugas y la piel grasa comenzará a producir sebo en abundancia tratando de “cubrir” sus necesidades de hidratación.


Las hidratantes más conocidas son las cremas, aunque también se pueden incluir productos como esencias, serums, emulsiones, lociones,  sleeping packs o incluso mascarillas tipo sheet mask.

Lo más básico y recomendable sería que consiguieras una crema acorde a tu tipo de piel: Las personas con piel seca pueden requerir productos densos que sean capaces de humectar constantemente reteniendo la hidratación.

Las personas con piel mixta o grasa pueden utilizar productos de textura más ligera (como los geles, lociones o emulsiones) que hidratan la piel sin dejar esa molesta sensación “pesada” que nunca se absorbe. Y a partir de la crema hidratante puedes añadir otros productos a tu rutina si consideras que tu piel necesita más humectación.


En Assaa.mx contamos con muchas opciones de Hidratantes.


Peptide Ampoule Cream, Mizon

 







Aloe 99 Soothing Gel, de Holika Holika.





Vitalemon calming cream, de Mizon.




Protector solar


¡Así es! El protector solar también debe formar parte de tu rutina diaria, ya que ayuda a prevenir el daño que genera la radiación ultravioleta de los rayos solares, que incluye enrojecimiento de la piel, quemaduras solares, envejecimiento prematuro de la piel debido a los radicales libres que se forman (ah sí, las tan temidas arrugas pueden deberse también a ellos) estos pueden generar un daño más profundo y severo como cáncer de piel. Así que este elemento en la rutina es de vital importancia  para conservar la salud de nuestra piel.


Hay 3 tipos de filtros solares: inorgánicos, orgánicos y mixtos:

Los inorgánicos incluyen en sus ingredientes al dióxido de titanio y/o al óxido de zinc, que dan una textura pesada al protector solar y se recomiendan principalmente para pieles muy sensibles a filtros orgánicos y a personas con problemas de acné; Sin embargo, suelen dejar una capa blanca que difícilmente desaparece.

Los orgánicos incluyen filtros como el octinoxato, octisalato, oxibenona, avobenzona (etc.) y se recomiendan para personas que buscan un acabado sin capa blanca y de textura más ligera, aunque pueden generar alergias en la piel.

Los filtros mixtos son los que poco a poco se van implementando en los nuevos productos coreanos y mezclan lo mejor de ambos filtros.


Los protectores solares suelen tener impresos algunos conceptos como “UVA”, “UVB”, “SPF” y “PA” que pueden sonar difíciles de recordar. He aquí un resumen del significado de las letras:


UVA/UVB: Es el nombre de la radiación ultravioleta que se obtiene de los rayos solares.


SPF: Son las siglas de Factor de Protección Solar en inglés (Sun Protection Factor), y es un término que permite saber la capacidad que tiene un protector solar para prevenir el daño por rayos UVB (en otras palabras, nos permite medir el tiempo que podremos estar expuestos al sol sin que nuestra piel enrojezca). Cuanto mayor sea el SPF, mayor será el tiempo de protección que nos ofrezca.


PA: Es un término que surgió en Asia utilizado para medir el grado de protección que ofrece un protector solar ante los rayos UVA. Siempre lo encontrarás junto al símbolo “+”, y similar al SPF, cuantos más “+” tenga te ofrecerá mayor protección.


Para evitar los daños causados por los rayos UV, se recomienda que utilices productos de amplio espectro (es decir, que te proteja contra los efectos de los rayos UVA y UVB), que tengan un SPF mayor a 30, un PA mayor a +++ y que reapliques cada 2 horas al menos (no importa que el SPF sea muy alto o que diga que es “waterproof”, pues cosas como el roce de tu piel con la ropa, el sudor, la suciedad y otros elementos rompen la barrera protectora que te ofrecen estos productos y de igual forma quedarás expuesto a la radiación solar).


Existen diversas presentaciones de protectores solares que se adecúan a las necesidades de cada tipo de piel, siendo los más populares las presentaciones en crema y en formato barra por su practicidad al aplicarse.

De igual forma, en el mercado existen múltiples productos que incluyen un SPF relativamente bajo como cremas hidratantes, cushions o bb creams, pero recuerda que siempre hay que aplicar protector solar en primer lugar y si lo deseas complementar con alguno de estos productos con bajo SPF para reaplicar en el transcurso del dia.


En www.assaa.mx contamos con cushion, bb cremas y protectores solares que te ayudarás a cuidar tu piel del sol.



Natural Sun Eco Super Perfect Sun Cream (SPF50+ PA+++), de The Face Shop.






Aloevera Perfect Sun Block (SPF50+ PA++++), de From Nature.




4. Toma precaución aunque suene a exageración


Una vez que ya hayas comprado los productos nuevos para armar tu rutina, es importante que verifiques que no te generarán irritaciones o alergias innecesarias.

Procura introducir un producto dentro de tu rutina habitual en vez de aplicarlos todos de un solo golpe, pues en dado caso de que tu piel presentara una reacción alérgica a alguno de ellos no sabrás cuál fue y será más difícil para ti descartar el producto problemático.


Cuando ya hayas introducido el producto nuevo, mantente alerta a cualquier reacción que presente tu piel. Si después de un tiempo de uso sientes ardor, irritación, inflamación o te salen granitos en zonas de tu rostro donde usualmente no aparecen, suspende su uso inmediatamente. Recuerda que cada piel es diferente y reacciona de distinta manera.

5. Agrega productos conforme a las necesidades de tu piel


Si bien no es necesario cumplir los 10 pasos de la rutina coreana al pie de la letra, sí que se pueden incluir productos extra conforme vayas conociendo más tu piel y acorde a lo que necesite.

Puedes optar por esencias o serums que contengan productos calmantes para tu piel irritada, mascarillas de arcilla que controlen el sebo constante de tu piel grasa, emulsiones con ceramidas que ayuden a reparar la barrera protectora de tu piel o primeras esencias con fermentos que iluminen y nutran tu piel.

Todos estos son productos destinados a una función específica y que se puede alternar su uso a lo largo de la semana y en cambios de estaciones (por ejemplo, en temporada calurosa viene de maravilla el uso de sheet masks, hidratantes más ligeros y brumas faciales para refrescar el rostro).


La forma común de aplicar los productos es primero los productos de textura más ligera y terminar con los de textura más pesada, pero recuerda siempre verificar las instrucciones de la marca antes de usarlos.


En un principio, parecería que la rutina coreana será un reto difícil de cumplir, pero la base de todo es conocer tu piel y lo que necesita para comprar productos que le aporten beneficios constantemente.

¿Qué productos te gustaría incluir en tu rutina de cuidado de la piel? Coméntanos cómo empezaste a crear tu rutina o si te gustaría comenzar , seguramente encontrarás productos que le ofrezcan lo mejor a tu piel y verás un cambio positivo con su uso constante.

 

Por P.L.

Assaa.mx



Publicación más antigua Publicación más reciente

powered by prooffactor - social proof notifications